Retención del Fruto

Retención del Fruto
Se define como el cuidado y la atención que le debemos otorgar al nuevo creyente para reproducir en él, el carácter de Cristo, de manera que su vida cumpla con el propósito de Dios, de dar fruto permanente. Este fruto se debe manifestar en una vida transformada capaz de influir en otros.

Para lograr el objetivo, el ministerio se encarga de brindar las herramientas y la atención necesaria a cada persona nueva en Peña de Horeb.